Neurociencia y Ecología

el ambiente óptimo para desarrollar el máximo potencial

home-2Dentro del mundo científico siempre hablamos de variables. Aquellos factores que pueden ser manipulados y medidos.  Pero olvidamos que el ambiente posee incontables variables que llevan millones de años adaptando nuestro desarrollo genético.  En palabras simples, la Naturaleza es el caldo de cultivo, el medio ideal, el mejor escenario para estar sanos y, con el entrenamiento adecuado, manifestar nuestro pleno potencial.

Reflexionemos un poco sobre la ecología.  La Ecología es el estudio del hogar, aquel lugar que es foco (etimología latina), la concentración del fuego en el hogar.  El hogar es donde la vida humana se hace posible y óptima.  Donde tenemos refugio, seguridad, privacidad, comodidad y reunión con los que amamos.  El fuego del hogar provee calor, protección de las bestias, fuente de luz en la oscuridad, cocina para los alimentos, entre otras cosas que nos hacen preferir y prosperar y desarrollarnos en el hogar de una forma que no podríamos en el descampado, el exterior, en la calle, en la selva, en donde estamos vulnerables y desprotegidos: afuera del hogar.

 

sandra-bullockCiertamente, como Humanidad, el hogar es nuestro planeta y afuera es el espacio y sus fríos y hermosos paisajes son letales vastedades.  No podemos evitar recordar el reciente film Gravity (2013) y el aprecio de la astronauta, que interpreta tan elocuentemente Sandra Bullock cuando finalmente está en Tierra.

 
 
 
 
 

spaceY vamos al punto, la Neurociencia -el estudio cientifico del sistema nervioso del ser humano- no puede dejar de considerar lo anterior y entender al ser humano multidimensionalmente, como un ser bio-psico-social y espiritual.  Esto implica que sólo si nuestra biología tiene una relevancia enorme, es un sistema que posee input y output con el ambiente que le sostiene.  Pensemos en la imposibilidad de un manzana no azucarada si flota en almíbar desde siempre.  Me refiero a la relevancia de nuestra responsabilidad como humanidad para con nuestro hogar, nuestro planeta, nuestro medio, para con la Naturaleza.

 

ALONE¿Usemos un cliché tan vigente hoy y siempre?:  lo que hacemos a la naturaleza lo hacemos a nosotros mismos.  Toda la contaminación y tóxicos que lanzamos al aire y los mares termina dañando los mecanismos que hacen posible la Vida sobre la Tierra: nuestra vida y la de las miles de especies animales que como testigos inocentes de nuestra irresponsabilidad nos acompañan y la de las especies vegetales que nos alimentan.  Toda nuestra ambición desmesurada y falta de control de la contaminación ambiental nos ha llevado a un punto donde en las siguientes décadas tenemos la necesidad de cambiar cómo gobernamos nuestras naciones y dejar de ser pasivos como ciudadanos. De no despertar y hacer algo al respecto, no sólo perderemos el ambiente ideal para manifestar nuestro pleno potencial cerebral y las habilidades cognitivas que nos harán gozar de una vida personal y profesional exitosa.  Si seguimos indiferentes y tan carentes de proactividad como de conciencia ecológica -otro nombre para el aprecio por la vida y el deseo de dejar un futuro positivo para nuestros descendientes-, daremos la razón a quienes definen al ser humano como el peor enemigo de sí mismo.  Al borde del abismo podemos elegir y dar la vuelta.  Aún somos LIBRES para crear un mejor Humanidad futura.