Neuro-Defensa

el cerebro y la defensa futura

soldier-neuroscienceCuando hablamos de neurociencia y defensa militar, inmediatamente viene a nuestra mente (y esperamos que a la suya) la necesidad de una ÉTICA SUPERIOR.  Ahora, si los legisladores toman conciencia de la necesidad de leyes que den cuenta de esto (idealmente desde una carta de derechos asentada en la constitución renovada de un país), se debe guiar así a los procesos militares para que las interfases cerebrales ayuden a los soldados y no los expongan.  Los asistan para proteger a su país y para diferenciar al inocente o al amigo en el campo de batalla. Y no lo opuesto.

 

El entrenamiento cerebral hará una gran diferencia al entender que no es el fusil sino quien toma las decisiones la verdadera arma. Al entender que nos preparamos para defender una nación en tiempos de paz. No podemos comenzar una preparación en serio en tiempos de guerra.  Entonces será demasiado tarde.

 

Las implicaciones éticas de la neurociencia son abrumadoras en las posibilidades de mayor efectividad del combatiente, llegando incluso en ciertos escenarios futuros no distantes a prescindir de ellos en el campo de batalla con robots dirigidos a distancia cual drones o con sistemas de inteligencia artificial.

Pero nos interesa especialmente la esperanza de que si muchos soldados se vislumbran como nobles veteranos retirados luego de cumplir su deber, que lo hagan sabiendo que podrán tener alternativas para realizar sus funciones orgánicas gracias a ojos, oídos, manos y piernas robóticas con una interfase cerebral que les permitirá retomar su vida con toda la dignidad que merecen.

exo-esqueleton